eGela

Berritzegune Nagusia

Problemak ebaztea lankidetzan eta modu birtualean – Resolver problemas colaborativamente de forma virtual

IKTak hezkuntzan inplementatzea, ikaste-irakasteko prozesuan aplikatutako lan-tresna bat (ikus-entzunezkoa edo interaktiboa) erabiltzea baino askoz gehiago da. Areago, lan egiteko modua, metodoa eta interakzioak aldatzea dakarren gaitasun digitalaren zati bat garatzea da.  Komunikatzeko bideak zabaltzearekin lotuta dago IKTak erabiltzea, eta norberaren ikaspen autonomoa (lankidetzan edo elkar-lanean) ahalbidetzea laguntzen du. Aspektu hori erakusten du hain zuzen Julià Hinojosak eta Neus Sanmartínek Alambique: Didáctica de las ciencias experimentales aldizkarian  (67. zenbakia, urtarrila-martxoa 2011)  argitaratutako artikuluak.

Implementar las TIC en la educación significa mucho más que el uso de una herramienta audiovisual o interactiva aplicada al proceso de enseñanza-aprendizaje. Es más, es desarrollar una parte de la competencia digital que conlleva una transformación en las formas, en los métodos, las interacciones… Uno de los aportes del uso de las TIC tiene que ver con el incremento de modalidades comunicativas, el favorecer tanto el aprendizaje independiente como el colaborativo y cooperativo. Es precisamente ese aspecto el que muestra la siguiente experiencia publicada por Julià Hinojosa y Neus Sanmartí en la revista No 67 (ene-mar. 2011) de Alambique: Didáctica de las ciencias experimentales.

La resolución de problemas es una actividad básica en las clases de ciencias y sería deseable llevarla a cabo de forma colaborativa.

La experiencia aprovecha la potencialidad de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como una herramienta colaborativa para la resolución de problemas. Aplicando un protocolo preestablecido constatan que esta actividad estimula la participación, la reflexión y el análisis de los problemas por parte del alumnado y promueve la coevaluación, la autorregulación y, por lo tanto, el aprendizaje. Al mismo tiempo, el profesorado puede analizar la forma en que el alumnado asimila los contenidos de la materia y argumenta sus intervenciones.

Los profesores del Departamento de Ciencias Experimentales de la Escuela Pía de Sarrià-Calassanç elaboraron una guía para ayudar al alumnado en la resolución de problemas.

Guía para la resolución de problemas de ciencias
Problema (enunciado del problema)
1. Leer de forma comprensiva (lectura en silencio y discusión). Apuntar alguna pregunta o duda destacable.
2. Clasificar los datos mediante un esquema, un dibujo o simplemente una lista. Este punto ha de servir para evaluar la comprensión lectora.
1. Adecuar las unidades al Sistema Internacional.
2. Identificar las variables del proceso: conocidas y desconocidas.
3. Identificar el proceso que tiene lugar y apuntar les leyes que lo gobiernan.
4. Realizar una anticipación de la solución, aunque sea cualitativa.
5. Escoger el procedimiento aplicable. En la mayoría de los casos se plantearán ecuaciones a través de fórmulas, es decir, se pasará la información lógica del texto a un lenguaje algebraico. Una ecuación por incógnita.
6. Solucionar matemáticamente las ecuaciones.
7. Analizar lógicamente los resultados para detectar posibles errores o incoherencias matemáticas.
8. Expresar la solución final con claridad, indicando las unidades correspondientes en el Sistema Internacional. Escribir una frase que incluya la solución.

Esta guía fue acordada con el alumnado y aplicada en clase.  A continuación se introdujo como una herramienta virtual de uso habitual en el foro de la plataforma educativa de la escuela, siguiendo los siguientes pasos:
1. Se escoge un problema y se pide a los alumnos que lo resuelvan de acuerdo con el protocolo.
2. Se escanea la resolución efectuada por un alumno cualquiera y se publica en la plataforma, donde puede ser consultada por toda la clase.
3. Se indica a los estudiantes que han de comparar su resolución con la publicada en la plataforma y se inicia un diálogo virtual en el que pueden pedir más explicaciones, criticar a sus compañeros y autocriticarse, como si estuvieran resolviendo el problema entre toda la clase.
4. El espacio donde cada estudiante puede criticar, siempre sobre la base del protocolo, la resolución de muestra y la suya propia está organizado como un foro. A continuación se establece una conversación argumentada sobre las diferentes posibilidades, en la que a veces también participan los profesores si lo creen necesario. Este foro se prolonga durante una semana aproximadamente.
5. Finalmente, se lleva a cabo una puesta en común en el aula, haciendo hincapié en los aspectos fundamentales de la resolución y más con la intención de comprender los motivos de las dificultades que de definir lo que sería una buena resolución, y se analiza el conjunto del proceso, incluida la participación del alumnado y el profesorado.

La experiencia demostró que este protocolo es efectivo como herramienta para el desarrollo y la resolución de problemas. Y en relación con la dinámica virtual conjunta, destaca la alta participación. El promedio es de más de un comentario por persona, una participación mucho mayor de la que se puede conseguir con la resolución de un problema en el aula presencial. En general al alumnado este tipo de dinámicas, utilizando las TIC,  le motiva.

Este proceso se puede llevar a cabo también en una clase presencial, pero en general el alumnado participa más en un foro virtual que en el entorno normal del aula, sobre todo los estudiantes más tímidos o inseguros. Finalmente, el hecho de que el profesor analice en el aula los comentarios y procesos del foro favorece la toma de conciencia y la autorregulación de los conocimientos adquiridos y estimula la correcta utilización de la herramienta.

Mª Elvira González Aguado, Asesoría de Ciencias de la Naturaleza, Berritzegune Nagusia

Author: Mª Elvira González

Asesora de Ciencias de la naturaleza del Berritzegune Nagusia (Bilbao)

Comments are closed.