eGela

Berritzegune Nagusia

Teknologiak liluratuta / Deslumbrados por la tecnología

"Saturno devorando a sus hijos", Francisco de Goya

Crédito de la imagen

Hila bete asko igaro dira Castelló-ko Jaume I Unibertsitateko Jordi Adell irakasleak “Gorantz doazen teknologiak, gorantz doazen pedagogiak?” hitzaldia eman zuenetik SIMO Hezkuntza 2013-an. Hala ere, Adell-ek egindako galderetariko batzuk eta baieztapenetariko askok indarrean diraute. Horregatik -eta hausnarketa berriari ekiteko asmoz- berriz ere dakartzagu bere hitzak gogora…

Hace ya muchos meses que el profesor de la Universidad Jaume I de Castelló Jordi Adell pronunció en Madrid su conferencia “Tecnologías emergentes. ¿pedagogías emergentes?”, con ocasión de la celebración del SIMO Educación 2013. Sin embargo, aún resuenan algunas de sus preguntas y siguen en pie y de plena actualidad muchas de sus afirmaciones, por lo que de nuevo -y en una nueva digestión más reposada- retomamos algunas de sus palabras…

La red devora continuamente muchos de los contenidos que genera -como el dios Saturno a sus hijos- y se precisa algún tiempo para poder aprehender con cierto sosiego y serenidad la vorágine digital y tecnológica. El profesor Adell afirmó entonces que estamos deslumbrados por la tecnología; esa luz cegadora que aporta mucha claridad, pero que nos impide ver la realidadEn efecto, estos últimos años han sido de asombro, de un resplandor que nos maravillaba, y muchos profesores comprobaron que aquella luz blanca y radiante les proporcionaba una nueva forma de impartir sus clases que conseguía hacerlas mucho más actuales y amenas. Años en los que el profesorado ha ido incorporado las nuevas tecnologías –algunas ya absolutamente obsoletas y en desuso, pero siempre nuevas– en su práctica docente, siempre y cuando se colocase el marchamo TIC en todas esas producciones. Cada año hay observatorios internacionales que hacen pronósticos, prospecciones y análisis sesudos de cuáles son las tendencias emergentes, cuáles son ya historia y cuáles apuntan hacia el futuro. Sin embargo, con las TIC, así en general –casi en abstracto- nadie utilizó gafas de sol, nadie se quejó pero esa intensísima luz tan penetrante como atractiva- empezaba a hacer estragos… Del mismo equipo de investigación de Jordi Adell, y profesora también universitaria, es Linda Castañeda, que nos visitó recientemente en las VI Jornadas de Educación Digital (JEDI) que se celebraron los días 13 y 14 de febrero. Castañeda, igual que Adell, defendió que “no podemos dejar que la luz de las nuevas  tecnologías nos ciegue, pero no podemos dejar de impresionarnos, no podemos perder la capacidad de ilusionarnos“. Ilusión sí, pero no ilusión óptica…

Crédito de la imagen

El profesor Adell también advirtió en un segundo lugar que “habría que estar deslumbrado por la (buena) pedagogía” y no por la tecnología, pero no es el caso. “El lado oscuro de la tecnología”, señalaba… Estamos en el año 2014 y aún seguimos deslumbrados por las maquinitas. En nuestra memoria colectiva está aquel célebre vídeo portugués de Tecnología o Metodología, datado en YouTube el año (2010). Cuatro años ya y sigue vigente… A pesar de los años que han transcurrido desde que empezaron a surgir los primeros rayitos de luz tecnológica y educativa, seguimos –como hace poco reconocíamos un grupo de profesores activos digitalmente- seguimos -decía- “dando clases de cuaderno”, “clases de lapicero”. O, ¿qué es exactamente un curso o un taller de blogs?, y ¿un curso de Google Drive? o ¿un taller de Evernote? Pues… simplemente poner la nota en la tecnología y no en la pedagogía; centrarse aún en la técnica y marginar la metodología. El calendario digital, la hoja de ruta digital debería estar orientada hacia otros derroteros. La profesora Castañeda reconocía que estos son momentos de “mal tiempo y buena mar”; tiempos de incertidumbre, con vientos de cambio, pero un tiempo con una mar  excelente. Recordaba la profesora de la Universidad de Murcia un viejo proverbio árabe: “El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas”. Ajustemos las velas, que ya es hora…

Por último, el profesor Adell reconocía en aquella estupenda ponencia que ni “las tecnologías emergentes” son siempre nuevas y que “las pedagogías emergentes” son una mezcla de ideas nuevas y no tan nuevas, con periodos de expectación, sobreexpectación, de idas y de vueltas… En definitiva Tecnología y Pedagogía deberían ir de la mano y no debemos dejar deslumbrarnos ni por lo más novedoso ni por lo último -por el mero hecho de serlo-. Las últimas tecnologías y pedagogías están llegando, se experimentan día a día, y la comunidad educativa (profesorado, alumnado y familias) debe estar atenta, expectante, pero no debe dejar cegarse por esas luces tan intensas como cegadoras, tan atractivas como engañosas, como los famosos cantos de sirena… 

Marcos Cadenato (@mcadenato)

Comments are closed.